.

.

No soy el unico loco:

martes, 25 de diciembre de 2012

Editorial de la revista VOS Y VOTO del número de diciembre de 2012


Durante todo el año quisimos tratar la temática del nacionalismo y el ser argentino. Algo que somos mucho antes de que seamos enfermeros o médicos con título. Por eso, desde una posición muy limitada, utilizamos los personajes de los billetes para remarcar que todos los "superhéroes" de la historia eran seres humanos, como vos y como yo; que tuvieron aciertos y también tuvieron errores. Y que los errores no compensan los aciertos ni los aciertos tapan los errores. Y me parece importante que veamos eso.

¿Qué hubiera sido de nuestro país sin no hubiese existido gente que estuvo dispuesta a luchar por los ideales que fundaron la patria? Independientemente de la opinión personal sobre cuál prócer hizo lo que hizo desinteresadamente y cuál por intereses personales, lo que es interesante es ver lo mucho que hicieron con tan sólo querer, luchar y soñar para el país.

A veces no nos damos cuenta, pero hay cosas que hoy son cotidianas, que en su momento no lo fueron, y obtenerlas no nos fue "gratis" sino que se pagó el precio de mucha "sangre" para alcanzarlas. Por eso y por el orgullo de ser parte de este país es que no podemos sentir menos que esos pioneros de la patria y tenemos que actuar en consecuencia a su esfuerzo. Entonces, usemos la escarapela, cantemos con orgullo nuestro himno nacional, celebremos las fiestas patrias y cuidemos nuestro patrimonio; no por un mero formalismo ceremonial sino por respeto a lo que representa: nuestra identidad, nuestros principios y nuestra esencia.

Recordemos que también somos argentinos fuera de la cancha, todos los días y cada minuto. Por eso, seamos seres humanos que se equivocan y aciertan pero con la intención de servir a nuestro país. Y que quede claro que país no es sinónimo de un partido político ni de los gobernantes de turno, país somos todos.

"El ser humano no valora lo que tiene hasta que lo pierde"... ¿Hace falta que perdamos nuestra patria para que la empecemos a valorar como se merece? ¿Hace falta que seamos influenciados por culturas extranjeras para que recién entonces nos acordemos de nuestra cultura y la defendamos?

Con respecto a todos aquellos que están tan en contra de la "yankeenización" me pregunto si ellos son de los que al menos usan la escarapela o hacen algo por la patria. La "yankeenización" no se combate expulsando a los estadounidenses o no consumiendo sus productos (series, películas, costumbres, etc.)... ¿saben cómo se combate la impronta de su cultura? Simplemente fortaleciendo lo nuestro, haciendo lo mínimo que se puede hacer por amor a la patria, usando nuestros símbolos, practicando nuestras costumbres, conociendo nuestra historia y estando orgullosos de nuestra identidad.

Por eso, los invitamos a soñar no únicamente de una forma egoísta (para beneficio propio) sino también de una forma solidaria (para beneficio de todos). ¿Cuánto cambiaría nuestro país si quisiéramos uno mejor?¿Cuánto cambiaría nuestro país si soñáramos con uno mejor? ¿Cuánto cambiaría nuestro país si lucháramos por uno mejor?

Tal vez es tiempo de que bajemos del papel de jueces de los próceres, personajes ilustres y dirigentes y nos pongamos a la par... simplemente a trabajar por una realidad mejor.

lunes, 17 de diciembre de 2012

FE EN LA EVOLUCIÓN


Creer en la evolución, como el verbo "creer" lo indica, invoca a la fe. Las verdades absolutas no se "creen", se ponen a prueba, son confirmadas y se aceptan. Pero la evolución carece de fundamento científico suficiente para dejar de ser teoría y convertirse en verdad absoluta. Por lo tanto se cree y no se acepta como evidente.
Por otro lado, ¿cuántos miles de estudios científicos, luego de aplicar el método científico, terminan refutando su hipótesis inicial? ¿Qué hace a los creyentes de la evolución estar tan seguros que al final será confirmada su hipótesis? Solamente su fe.
Ante algo que todavía no tiene el sellito de "está científicamente comprobado" un verdadero hombre de ciencia no afirma sino que duda. Y a la hora de poner a prueba algo, un verdadero hombre de ciencia se despoja de su subjetividad e inclinación personal por aceptar determinada hipótesis... de lo contrario el método científico pierde validez.


Por mi parte, acepto que creo por fe en la creación. Y todos los creyentes también son conscientes de eso.

sábado, 1 de diciembre de 2012

¿CÓMO EXPLICARÍAS EL SISTEMA DE LA CARRERA DE MEDICINA DE ESTA UNIVERSIDAD?


-¿Qué materia estas cursando?

-No, no curso materias. En mí Facultad se cursan módulos.

-Ah... ¿y ya cursaste Farmacología? Esa dicen que es brava.

-Farmacología curso sí pero a lo largo de toda la carrera, porque todo está divido por temas en vez de por materias.

-¿Toda la carrera? Pero... ¿tanto les dan?

-Lo que pasa es que es un sistema nuevo, medio largo de explicar. Yo ahora estoy cursando módulo seis que tiene muchos ejes temáticos. Eh... es así: vemos sistema cardiovascular, respiratorio, renal, digestivo, endócrino, locomotor, nervioso y seguro de alguno me estoy olvidando. Bueno de esos ejes temáticos vemos todas las materias, Prevención, Microbiología, Semiología, Fisiopatología, Farmacología, Patología, Bioquímica y alguna que otra. Y aparte de eso cursamos otros ejes paralelos como el último curso de Salud Pública I, Inglés, Metodología la parte teórica y la parte de gabinete que vendría a ser computación, también está el eje de Salud Mental, de Humanismo y Bioética...

-Ay nene, ¿y todo eso les dan? ¿te estás alimentando bien?

sábado, 27 de octubre de 2012

LO MÁS IMPORTANTE DE LA MEDICINA


Lo más importante de la Medicina es la No Medicina.

Lo que realmente importa en la Medicina no es lo ortodoxo sino todo lo contrario, lo heterodoxo. Justamente la historia nos dice eso, que la Medicina fue creada por lunáticos, excéntricos, revolucionarios, rebeldes, curiosos, personajes sin miedo de pararse ante todo un paradigma y marcar el evidente error; músicos, filósofos y escritores, dibujantes, escultores y pintores, trabajadores, políticos, empresarios… ARTISTAS. Grandes hombres con Medicina en sus corazones, un ejército de no médicos.

Lo más importante de la Medicina es todo lo que no es Medicina, la vida es Medicina, todo es Medicina y no solamente la ínfima parte que nos enseñan en la facultad.

Creo que el mensaje más mío que le puedo dar a un estudiante de Medicina es que no se dejen cerrar el cerebro por la gran estructuración de la carrera, no hagan sólo Medicina porque eso conllevará a no más que los no cambios. Salgan, viajen, pinten, toquen instrumentos, saquen fotografías, escriban, filosofen, piensen, luchen por lo que creen y tengan múltiples puntos de vista.

En lo personal… Medicina fue lo peor y lo mejor que me pasó en la vida. Medicina fue lo que más sufrí y lo que más disfrute en mi vida. ¡No se dejen pudrir el cerebro por la ortodoxia!¡No se dejen engañar por el conocimiento!

La verdadera Medicina, la de los pioneros, se levanta y lucha, discute, combate, subvierte, nada lo detiene, se mueve por convicciones y da la vida por la causa con coraje. La Medicina es más que una aptitud, es la actitud de luchar o morir.
Esta es la Medicina que reconozco, mi Medicina y sólo veo como médico al que cumple con estos parámetros.

Lo más importante de la Medicina está fuera del hospital y no tiene que ver con enfermedades. Lo más importante de la Medicina habla de la dignidad del ser humano y del derecho a la salud, de la más pura y excelsa expresión de una humanidad saludable. Lo más importante de la Medicina es que la Medicina sin Arte no es Medicina. Justamente, la Medicina es el Arte de mantener la dignidad de la raza humana.

Dediquémosle la vida misma al mantener este sublime espíritu interdisciplinar, ese mismo que estuvo desde el principio. ¡El juramento médico debería tratar de esto!

En lo que a mí respecta, voy a ejercerla todos los días de mi vida, no desde la muy refutada ortodoxia que quiérase o no, siempre tiene fecha de vencimiento; sino desde la legitimidad eterna de la heterodoxia, con la garantía de los pioneros y de la verdadera Medicina.

ANTES QUE SEA “MÉDICO”

Antes que sea "médico" ya soy hijo de Dios.
Antes que sea "médico" ya soy hijo, nieto y hermano.
Antes que sea "médico" ya soy artista.
Antes que sea "médico" ya soy yo.

No necesito el título para ser alguien... yo ya soy alguien.

lunes, 15 de octubre de 2012

PELÍCULAS “SOCIALES”


No es cosa de hoy sino de hace años el tema de las películas caratuladas con fines sociales que movilizan a muchos y que apuntan justamente a eso.

¿La verdad? No me gusta la forma en que cuentan estas historias. Es una constante, siempre muestran a la pobre víctima del sistema y lo malos que pueden llegar a ser los hombres y cómo de una forma fácil se pueden hacer cambios.

¿Saben qué? Harto estoy de la frivolización de cuestiones sociales. Hacen que los revolucionarios se vean más como víctimas que como atrevidos que corren los riesgos de su revolución.

No me muestren solamente las cosas feas y puramente emocionales sino que cuéntenme qué es lo que motivó al revolucionario a seguir a delante a pesar de todo lo malo. La adversidad no es una motivación digna sino que totalmente dependiente, mostrar esto es decir que sin adversidad no hubiera habido revolución.
Me gustaría que se muestren las ideas detrás del movimiento, el respaldo ideológico y el contexto más que todo lo que apela al sentimentalismo barato y transitorio.

miércoles, 4 de julio de 2012

¿MIEDO DE QUÉ?


Como actual estudiante de Medicina de la UNICEN de la Escuela Superior de Ciencias de la Salud quiero hacer público un dilema que estoy teniendo.
Soy adventista del 7º día, religión que he profesado toda mi vida, y una de nuestras creencias es apartar el día sábado para hacer cosas especiales relacionadas con Dios, como por ejemplo ir a la iglesia, meditar y tantas otras cosas… como desenchufarse de toda la vorágine de la semana.
Este año empecé a cursar Infectología, contenidos que lamentablemente para mí se cursan en mi día especial. Y ante el requisito del 80% de la asistencia no tuve otra opción que pedir una exención de la misma apelando a los innumerables tratados de derechos humanos de jerarquía constitucional, a la misma Constitución de la República y tantos otros documentos y autoridades que abordan la temática. ¡Un trámite pensé! Incluso presenté la Resolución 1325/87 del Ministerio de Educación de la Nación donde dice lo siguiente: “se solicita se exima a los alumnos pertenecientes a dicho credo (Adventista del 7º Día) de cualquier actividad escolar que se lleve a cabo entre la puesta del sol del día viernes hasta la de los días sábados”. Resolución que estudiantes de mi mismo credo han presentado en otras universidades e instituciones tanto públicas como privadas en todo el país y sin mayores inconvenientes la han acatado. La misma fue sancionada en 1987, ¡1987! Absurdo que hoy, 25 años después, esté teniendo un problema propio del siglo pasado.

Lo primero que hice fue dirigirme al Departamento de Alumnos, presenté mi dilema y elevé una carta. Como todo estaba tardando demasiado y la cursada en cuestión ya estaba siendo dictada no tuve mejor idea que ir a hablar directamente con la profesora a cargo.
Lejos de la exageración puedo decir que la profesora no es de las médicas simpáticas, flexibles, que infunden comodidad y cariño, sino todo lo contrario. Es una Médica, Doctora cuyo currículum es del tamaño de un bibliorato; tiene tanta autoridad y una personalidad tan desafiante que pocos se atreven a decirle algo. A los estudiantes nos hace temblar en sus clases y me consta que a muchos docentes y no docentes también.
Pero no me importó, fui y le hablé; rápidamente me dio su respuesta. Me presentó opciones que claramente no son soluciones. ¡Que hábil es “flexibilizarnos” a dar opciones que sabemos que la otra parte no puede aceptar!
Para cumplir con mis principios a medias hubiera preferido no cumplirlos y no generar ningún inconveniente institucional.
Inmediatamente después al evento, la Secretaría Académica de la Institución me respondió la carta con exactamente lo mismo que me dijo la profesora. Se me negó la excepción.

Vale aclarar que yo no pedí ningún tipo de consideración con respecto a la forma de evaluación, sino que todo lo contrario. Acá el único perjudicado por faltar a algunas de las “clases teóricas magistrales” de la señora profesora iba a ser yo y sólo yo.

Ante lo ilegal, irrazonable, anticonstitucional, y tantos otros adjetivos, de la respuesta pedí una audiencia con el Director de la Institución. Sin mencionar detalles me dijeron que el director era un hombre demasiado ocupado y que no podía atenderme. Ante mi insistencia me mandaron a escribir otra carta pero esta vez dirigida al Director.
Antes de escribirla fui a pedir la opinión del Centro de Estudiantes y para mi sorpresa no hicieron falta más de 15 minutos, todos entendieron la situación y estuvieron de acuerdo con mi petición. Por lo cual en la carta incluí que contaba con el apoyo unánime del Centro. La misma me fue respondida no por el Director sino nuevamente por la Secretaría Académica. Me ratificaban su respuesta previa y para “convencerme” de mi “error” me mostraron la consulta que se elevó al organismo “Legales” de la UNICEN apoyando la postura.
Con el mayor de los respetos, hace un tiempo la Corte Suprema falló a favor del testigo de Jehová en una cuestión de vida o muerte… me pregunto qué clase de seriedad jurídica tiene este organismo académico.

En todo este tiempo se me han cuestionado cosas que la verdad pensé jamás podría escuchar en un ámbito universitario donde se hace culto al conocimiento. Me sorprendió encontrar más razón en el Centro de Estudiantes que en las mismas autoridades académicas de la Institución. ¡Incluso se me pidió flexibilidad! Creo que ya eso es el colmo. Para mi los principios son como los huesos, ¿se pueden flexibilizar los huesos?
Llegué a la conclusión de que la verdadera problemática no era mi religión sino todo lo contrario, la verdadera problemática es la carencia de principios de la misma Institución o tal vez de sus dirigentes. No hay nada más triste para mí que el haberme desilusionado de mi querida Escuela.
Claramente, alguien que no tiene principios no puede entender a alguien que quiere respetar los suyos, alguien que no tiene principios no sabe cómo se respetan y cómo no se respetan. ¿Tengo que quebrar mis huesos para amoldarme a la clase de Infectología?

Ya lo dijo Favaloro en una cuestión similar de principios en su carta de despedida: “no puedo cambiar, prefiero desaparecer”.

Esto que hice, pararme y defender lo que creo correcto no fue fácil. No es fácil pararse frente a una profesora tan severa, no es fácil pararse frente a una Institución con un problema según ellos “innecesario” y ser tan insistente; pero agradezco a Dios haberme dado la fortaleza necesaria para hacerlo.
¿Qué clase se virtud hay en únicamente hacer lo que creo correcto cuando es fácil? Sin sacrificio no existe virtud alguna… lamentablemente parece que eso no es valorado en mi Institución. Pensé vivíamos en Democracia y estas cosas eran obvias, evidentemente me equivoqué.

“¿Qué vas a hacer cuando te recibas y te llegue una urgencia el sábado? ¿No la vas a atender por tu religión?”. Me parece que todavía no entendieron lo que estaba pidiendo… que se me exente del requisito del 80% de la asistencia. El día que me reciba voy a hacer lo que me toque, pero la diferencia va a estar en que no pienso cobrar un centavo por lo que haga en esas horas sagradas. ¡Vocación! Algo que es de público conocimiento que en la Medicina falta y mucho.
Tanto que nos quejamos del capitalismo pero cuando tenemos la posibilidad de cambiar no lo hacemos muy diferente. Si cada clase que venís te pago con un presente y durante el año los ahorrás y acumulás la mayor cantidad posible, al final del curso vas a tener suficientes presentes para poder comprar y consumir el parcial. Esto no es más que un modelo arcaico implícito que ha probado y sigue probando la formación de profesionales que el día de mañana si no cobran no atienden.
¿Y si empezamos a hacer las cosas sin pensar en la paga o retribución personal?

“¿Y si le pedís permiso al pastor?”. Piensan que estoy subordinado al pastor, se quejan de la religión, insultan a Dios tantas veces como pueden pero ellos actúan de la misma forma. Cual dioses paternalistas me obligan a hacer lo que ellos imponen y hacen que les pida permiso para yo hacer uso de mi libertad. A mí nadie me va a echar de ninguna iglesia por ir a cursar un sábado a la facultad. ¡Cuán evidente es la carencia de principios! Es una cuestión de principios… ¿Qué es lo que no entienden? No es algo que me obligan a cumplir; es algo que quiero cumplir; es algo en lo que creo e iría en contra de mi propia naturaleza si no cumplo particularmente con este principio tan fundamental de mi credo (tan fundamental que incluso es mencionado en el nombre de la religión). No es una cuestión de rebeldía, es una cuestión de dignidad.

A final de cuentas no me queda muy claro si es que me responden lo que me responden por el mismo desconocimiento sobre la temática o es que nadie en la Institución se atreve a decirle a la señora profesora que no van a hacer según lo que ella dijo.

No tengo miedo de lo que puede llegar a pasar. No tengo miedo de que todos lean esta carta y sepan lo que pienso y cuál es mi opinión. Me parece que un ámbito universitario todos somos lo suficientemente adultos para no ofendernos ni actuar con despecho cuando nos dicen nada más ni nada menos que la misma verdad. Espero no equivocarme también con esto.
Personalmente trato de no moverme según el miedo sino según mis convicciones. ¡Mis derechos valen y no pienso callarme!
Gente ha elegido morir de las formas más crueles e inhumanas por sus creencias, en la hoguera, comidos por fieras, torturados, incluso René Favaloro prefirió morir antes que ceder e ir en contra de su mismo ser. Y eso no habla mal de ellos sino todo lo contrario… habla mal del sistema retrógrado. Claramente esto de los principios implica un gran compromiso que no es apto para todo público.
Nuestra misma historia, la argentina, está repleta de flamantes ideales tales como el de la libertad, el respeto y la oposición al autoritarismo. Los próceres argentinos están para enseñarnos todo esto y no solamente para que los veamos frívolamente en los billetes cada tanto. Basta con leer nuestra Constitución para darnos cuenta que Argentina está fundada en sólidos principios que ningún argentino puedo ignorar.
 
Lo más irónico de todo es que en esta misma Institución fue donde aprendí de los principios bioéticos; ellos me enseñaron acerca del respeto por el paciente, del valor de la autonomía y tanto más que hoy al usarlos como herramientas me las refutan e invalidan.

En este asunto, hasta el día de hoy, el que pierde no soy solamente yo; pierde la integridad humana; la dignidad individual; el respeto por las diferencias que es algo por lo cual nuestro país hace mucho viene luchando; pierde la razón como motor de las decisiones institucionales; pierde la imagen de nuestra Institución y de la misma Universidad… en definitiva perdemos todos.

Ojalá las autoridades pudiesen ver que esto no es algo menor o un “problema innecesario”, ojalá pudieran ver que lo único que están haciendo con estas actitudes es dañar algo que todos tanto queremos y luchamos para que salga adelante… ¡nuestra Escuela!

viernes, 29 de junio de 2012

SOY TAN INDIVIDUALISTA PORQUE MI DEFINICIÓN DE DIGNIDAD ES MUY ESTRICTA.

IZQUIERDA VS. DERECHA


“Una mano lava a la otra y las dos lavan la cara”.
Una mano es derecha y otra mano es izquierda… ¡nadie tiene un brazo que salga del pecho!

Lo mejor que puede ocurrir en la dirección de cualquier ente es el contemplar la mayor cantidad de puntos de vista. La rivalidad destructiva entre bandos políticos lo único que hace es perjudicar al país.

miércoles, 20 de junio de 2012

REFUTAR NO ES INSULTAR


¡Que bronca me da la gente que no lo entiende! Me molesta mucho tener que explicar esto tan obvio y me parece de personas muy pobres mentalmente no saberlo.
Si no pienso como vos no te estoy faltando el respeto, si no pienso como vos y te lo digo no soy tu enemigo. Pensar diferente no es un pecado.

A veces con el simple hecho de manifestar un punto de vista distinto te ven como transgresor y mala persona.

Por un lado hablan de ver la realidad toda, se burlan de los que sólo tienen en cuenta un punto de vista pero en el día a día sólo se centran en una realidad como si fuera única y juzgan mal a los demás por no centrarse en la misma. A veces prefiero quedarme callado… hablar razón a una audiencia que cree que refutar es insultar, es todo menos productivo.

A ver, toda mi vida he tenido que soportar críticas hacia mi persona de las formas menos simpáticas y creo que esto es algo que la vida me enseñó bien: la crítica aunque duela es una gran oportunidad para aprender y cambiar. Obviamente que nada justifica los malos modos, pero lamentablemente tenemos que acostumbrarnos que la vida no es color rosa y no podemos darnos el lujo de tener ánimo delicado si la vida nos presenta otros colores.
Personalmente prefiero la crítica más dura y escrupulosa y menos contemplativa porque es la que más potencial de aprendizaje carga.

Por otro lado, yo siempre trato de hacer críticas constructivas lo más tenientes a la realidad que puedo; y me sorprende que en un ambiente universitario, como en el que me muevo todos los días, tomen mis comentarios a mal. Criticar algo no me convierte en su enemigo, ¡me convierte en alguien que quiere colaborar! Enemigo es aquel que viendo que se hacen las cosas mal es indiferente y no hace nada para cambiarlo.

Jamás me ofendería con alguien por decirme la verdad, al contrario… se lo agradecería. Y también trato de nunca tomarme una crítica como algo personal.
Eso no quiere decir que tenga que hacer o cambiar todo lo que vengan a decirme… pero sí intercambiar ideas y explicar las razones; siempre hay algo que aprender y siempre se puede mejorar. La crítica no hace otra cosa que mostrarnos cosas a mejorar.

Una persona que sólo escucha aplausos pronto dejará de crecer, un líder que sólo escucha aplausos no es un buen líder; alguien que no piensa como yo no es un enemigo y no necesariamente tengo que estar de acuerdo con todo lo que hace alguien que si piensa como yo.

viernes, 1 de junio de 2012

LEYES NECESARIAS

A veces me pregunto sobre la necesidad de ciertas leyes. ¡Es que el simple hecho de que existan insulta a la raza humana!
Como si hubiera una ley que legislara que los manzanos tienen que dar manzanas y los gatos tienen que maullar.
¿Hace falta que esté legislado el accionar humanamente para que nos acordemos del respeto, de los derechos del otro y de tantas otras cuestiones básicas y fundamentales? Evidentemente sí…

lunes, 26 de marzo de 2012

PHOTOSHOP

Aparentemente ciertas personas esperan encontrarse en la tapa de una revista, con una chica que recién se levanta, sin siquiera el mínimo arreglo personal para así evitar que su propia envidia y complejos envistan cruelmente con su ego.

¡No hay que mal interpretar el arte y mucho menos confundirlo con la realidad!

Pensar que aquella publicidad gráfica es de tal modelo con Photoshop es la más común minimización del arte que conduce a no menos que degradarlo. No hay que pasar por alto todos los demás componentes tan importantes como la/el modelo; es crucial la capacitación del fotógrafo, la calidad de la tecnología (cámaras e iluminación), el trabajo de los diseñadores de indumentaria, maquillistas y estilistas, la imagen de la marca y los conocimientos del encargado de edición de la fotografía final.
Es decir, la foto NO es simplemente la persona en ella. A demás de la modelo hay todo un universo que expresa su propia versión de la marca y su concepto en ella.
Del resultado final, entonces, serían responsables una parte lo innato de la/el modelo; otra parte la posición, la cara y la mirada; otra parte los encargados del look; otra parte la digitalización de esa obra (producto de la cámara); otra parte la iluminación; otra parte la visión del fotógrafo; otra parte el mensaje que se busca transmitir y la última parte el encargado de edición (Photoshop).
Tal es así que a partir que la/el modelo entra al lugar donde van a realizarse las fotos empieza a ceder un poco de su identidad para adoptar la del equipo con el cual está trabajando. Aporta algo de lo suyo pero el trabajo final no es de su entera autoría.

Es un error tratar de compararse destructivamente con aquella persona que, dentro del todo de la obra de arte, fue previamente intervenida por experimentados sino expertos en su campo de trabajo del cual también viven. Y también lo es compararse destructivamente o tratar vilmente de encontrarle defectos a aquella persona fuera de la obra de arte, el ser humano del diario vivir que sin toda la producción artística no es ni más ni menos que uno, simplemente un ser con capacidades y defectos parecidos, iguales o diferentes a los míos.

Llevando esto a otro ámbito en un contexto ideal, cuando realizo un trabajo se supone que lo realice con mi máximo potencial para hacerlo de la mejor manera y para ello se requiere también buenos elementos para optimizar el resultado.
El mundo del arte y la moda no es diferente. Lo que cambia son los requerimientos para lograr un producto final bueno.

Con esto no justifico ningún exceso y menos cuando el arte es utilizado como medio de venta masiva. Cuando el arte es un puente entre la moda y la sociedad otros parámetros y reglas entran en juego que no deben ser ignorados. Con respecto a esta rama del arte, creo en la tolerancia siempre y cuando se mueva en un ámbito de salud integral y lo sostenga para con todos los involucrados (adelante y detrás de cámaras así como también el público) sin jugar con los límites.

miércoles, 21 de marzo de 2012

ALTRUISMO


“Procurar el bien ajeno sin esperar nada a cambio”. “Comportamiento que aumenta las probabilidades de supervivencia de otros a costa de una reducción de las propias”. “Sacrificio personal por el beneficio de otros”.


Detrás del concepto de altruismo hay envuelto un detalle que mal entendido puede convertirlo en dañino para el individuo. Este detalle es la dependencia/independencia como motor de la acción.
Si bien es admirable vivir para otros, no lo es así el vivir por otros. Un simple cambio de palabra, que pareciera que no cambia el significado, es tan profundo que puede invalidar el altruismo como valor elevado haciéndolo miserable.
El verdadero altruismo está fundamentado en el amor, pero me pregunto ¿es posible amar a otros de una forma elevada sin antes tener amor por uno mismo? Mi respuesta es no.

Aunque suene ególatra e incluso egoísta, creo que el primero a quien debo amar es a mí mismo. Si yo no me amo dudo que pueda amar de una forma digna a los demás. Si yo no he aprendido a amar a la persona que más conozco (yo), de quién más sé sus defectos y virtudes… ¿cómo pretendo siquiera intentar con otro ser humano que no es ni mejor ni peor que yo?
Si no me amo y pretendo a amar a los demás creo que me vería “amando” a los demás por las cualidades de las que yo carezco para así ‘tapar’ mis defectos y reafirmar en otros seres humanos mi personalidad. O bien solventar los defectos y/o necesidades ajenos con el fin de conseguir poder sobre los demás. En estos casos, el altruismo es una excusa de mediocridad, la apología de la dependencia, la destrucción del individualismo, la justificación de la imitación y al mismo tiempo le pone precio al prestigio e influencia social y brinda la posibilidad de ejercer control colectivo por parte de los ‘poderosos caritativos’.
La lamentable distorsión que degrada la virtud del altruismo es la que la concibe a partir de la desgracia ajena. En un mundo perfecto sin dolor, males o desgracias ¿no habría altruismo? Me parece patético el creer que el altruismo nace a partir del inconveniente ajeno. El resultado de esto es que se vea asociado a la caridad y no así con la evolución social.
           
            Según mi concepto de altruismo, el inventor de una vacuna para determinada enfermedad es altruista porque contribuyó con su creación al bien público (para la sociedad actual y/o futura). El altruismo entonces construye a la sociedad, evoluciona los métodos y crea innovaciones; y sobretodo respeta la independencia y la dignidad individual. Así se exalta el esfuerzo personal, el valor de la creatividad y el respeto por la propia propiedad intelectual para el beneficio público.
Hay una gran diferencia entre defender los derechos humanos sin herramientas y de una forma primitiva, y defenderlos brindando herramientas producidas por el propio trabajo. El verdadero altruista es primero un creador celoso de sí mismo que se instruye, se capacita, logra ser alguien por sí mismo para crear algo que contribuye al bien social total.
Así como no se puede dar lo que no se ha creado me parece que si doy la creación de otros me convierte en no más que un mero eslabón en una fila de pasamanos. En mi opinión, este valor tan puro debe hacer énfasis en el crear más que en el dar, ser uno mismo para los demás.

domingo, 5 de febrero de 2012

LOS CHACHAREROS

Nunca faltan aquellas personas que no pueden sentirse menos y con cierto aire de superación pretenden saber todo e incluso más que los que realmente conocen del tema.
Saben más, tienen más, conocen cosas más grandes y nunca escatiman imaginación para vender sus fantasías como realidades a “caídos del catre” que les creen. Incluso ellos mismos llegan a creerse sus fantasías.

Tengo que aprender a permanecer en silencio frente al mar de palabras de pura cháchara. Pero ¡cómo me cuesta!

ORIGINALIDAD

A veces me pongo a pensar qué motivó un determinado proyecto y me doy cuenta que en el fondo todo es una simple idea. Una idea que siempre estuvo pero que, por el avance de los métodos (tecnología, etc.), su forma de expresarla ha ido cambiando a lo largo del tiempo.
Las necesidades humanas han sido siempre las mismas pero han evolucionado sus formas de satisfacerlas. Incluso se han combinado las necesidades y reagrupado tantas veces que hoy la diversidades de ofertas a la hora de suplirlas aparenta ser ilimitada.

¿Qué es un diario sino la comunicación boca a boca que se utilizaba antes para informar?
¿Qué es Facebook sino el equivalente de una tarde en la casa de amigos viendo fotos + una conversación por teléfono con amigos + etc.?
¿Qué es e-mail sino una reinvención de la carta mandada por correo?

Entonces llego a la pregunta: ¿Quién es original?
Parece ser que nadie ya que siempre es lo mismo pero con embase distinto. En sí ninguna idea es nueva sino que es la transformación del modo de acción de algo ya existente.
Entonces concluyo diciendo que lo humanamente original involucra no a las necesidades mismas humanas sino más bien a la forma de satisfacerlas.

domingo, 22 de enero de 2012

DIGNA ADMIRACIÓN

Ciertas personas están en la constante búsqueda de defectos ajenos con el afán de desacreditar drásticamente a grandes personajes. No sé cuál será el beneficio de examinarlos cual convicto pero me parece injusto demandar perfección de otros seres humanos por más “grandes” que sean.
Creo que es un error poner en podios a otros seres humanos descartando la posibilidad de alguna equivocación. En lo que a mí respecta decido depositar mi admiración en personajes cuyos aciertos, según mi criterio tienen mayor peso que sus errores.
Incluso considero que conocer los errores y defectos de nuestros “héroes” y aún así admirarlos le da mayor realismo a nuestro sentir, y nos ubica en un mismo plano en el cual somos todos pares con defectos y virtudes.

EL DIVAGANTE

Toda persona atraviesa por una etapa de divagación en la cual no se tiene idea de lo que se quiere hacer en la vida y cualquier sueño nos conquista y nos hace volar. Obviamente la misma termina cuando descubrimos qué es lo que realmente nos gusta y renunciamos a todo lo demás.

Nomino como “el divagante” a aquel que tiene delirios de temáticas aleatorias sin hilo conector entre los mismos a punto tal de lograr que su constructo mental del futuro esté librado púramente a la suerte del día.
Desde mi punto de vista, el no ver claramente un futuro centrado y ubicado mínimamente en tiempo, espacio y dimensión (temática) le quita productividad al mismo; y lo condena a una dimensión mágica alternativa en la cual el tiempo y demás variables de interés son relevadas a un segundo plano.

“Todo tiene sus pros y contras” dicen siempre, pero con respecto a las características personales yo diría que toda característica es buena en un contexto adecuado.
En cuanto a la divagación me parece sana en el contexto de la objetividad ya que conlleva a la creatividad y aumento de la calidad. Es decir, divagar con rumbo es bueno, necesario y enriquecedor pero no así el divagar sin rumbo.

Es difícil entablar una conversación racional y cronológicamente coherente (tener en cuenta otras conversaciones con la misma persona) con gente grande que habla como típicos niños que un día quieren ser astronautas, otro médicos y otro futbolistas. Me molesta mucho la desorganización mental y sobre todo la ausencia de un proyecto individual.
¿Cómo se camina sin rumbo? ¿Cómo se llega a la meta si no se corre sobre el camino? ¿Qué meta se quiere alcanzar cuando se cambia de carrera constantemente?

Ante los divagantes carentes de dirección no puedo más que escuchar sus delirios de grandeza randomizados y alimentarlos hasta la estupidez.
¡No vengas con grandeza de ‘mentirita’ a un soñador experimentado como yo!