.

.

No soy el unico loco:

lunes, 26 de marzo de 2012

PHOTOSHOP

Aparentemente ciertas personas esperan encontrarse en la tapa de una revista, con una chica que recién se levanta, sin siquiera el mínimo arreglo personal para así evitar que su propia envidia y complejos envistan cruelmente con su ego.

¡No hay que mal interpretar el arte y mucho menos confundirlo con la realidad!

Pensar que aquella publicidad gráfica es de tal modelo con Photoshop es la más común minimización del arte que conduce a no menos que degradarlo. No hay que pasar por alto todos los demás componentes tan importantes como la/el modelo; es crucial la capacitación del fotógrafo, la calidad de la tecnología (cámaras e iluminación), el trabajo de los diseñadores de indumentaria, maquillistas y estilistas, la imagen de la marca y los conocimientos del encargado de edición de la fotografía final.
Es decir, la foto NO es simplemente la persona en ella. A demás de la modelo hay todo un universo que expresa su propia versión de la marca y su concepto en ella.
Del resultado final, entonces, serían responsables una parte lo innato de la/el modelo; otra parte la posición, la cara y la mirada; otra parte los encargados del look; otra parte la digitalización de esa obra (producto de la cámara); otra parte la iluminación; otra parte la visión del fotógrafo; otra parte el mensaje que se busca transmitir y la última parte el encargado de edición (Photoshop).
Tal es así que a partir que la/el modelo entra al lugar donde van a realizarse las fotos empieza a ceder un poco de su identidad para adoptar la del equipo con el cual está trabajando. Aporta algo de lo suyo pero el trabajo final no es de su entera autoría.

Es un error tratar de compararse destructivamente con aquella persona que, dentro del todo de la obra de arte, fue previamente intervenida por experimentados sino expertos en su campo de trabajo del cual también viven. Y también lo es compararse destructivamente o tratar vilmente de encontrarle defectos a aquella persona fuera de la obra de arte, el ser humano del diario vivir que sin toda la producción artística no es ni más ni menos que uno, simplemente un ser con capacidades y defectos parecidos, iguales o diferentes a los míos.

Llevando esto a otro ámbito en un contexto ideal, cuando realizo un trabajo se supone que lo realice con mi máximo potencial para hacerlo de la mejor manera y para ello se requiere también buenos elementos para optimizar el resultado.
El mundo del arte y la moda no es diferente. Lo que cambia son los requerimientos para lograr un producto final bueno.

Con esto no justifico ningún exceso y menos cuando el arte es utilizado como medio de venta masiva. Cuando el arte es un puente entre la moda y la sociedad otros parámetros y reglas entran en juego que no deben ser ignorados. Con respecto a esta rama del arte, creo en la tolerancia siempre y cuando se mueva en un ámbito de salud integral y lo sostenga para con todos los involucrados (adelante y detrás de cámaras así como también el público) sin jugar con los límites.

miércoles, 21 de marzo de 2012

ALTRUISMO


“Procurar el bien ajeno sin esperar nada a cambio”. “Comportamiento que aumenta las probabilidades de supervivencia de otros a costa de una reducción de las propias”. “Sacrificio personal por el beneficio de otros”.


Detrás del concepto de altruismo hay envuelto un detalle que mal entendido puede convertirlo en dañino para el individuo. Este detalle es la dependencia/independencia como motor de la acción.
Si bien es admirable vivir para otros, no lo es así el vivir por otros. Un simple cambio de palabra, que pareciera que no cambia el significado, es tan profundo que puede invalidar el altruismo como valor elevado haciéndolo miserable.
El verdadero altruismo está fundamentado en el amor, pero me pregunto ¿es posible amar a otros de una forma elevada sin antes tener amor por uno mismo? Mi respuesta es no.

Aunque suene ególatra e incluso egoísta, creo que el primero a quien debo amar es a mí mismo. Si yo no me amo dudo que pueda amar de una forma digna a los demás. Si yo no he aprendido a amar a la persona que más conozco (yo), de quién más sé sus defectos y virtudes… ¿cómo pretendo siquiera intentar con otro ser humano que no es ni mejor ni peor que yo?
Si no me amo y pretendo a amar a los demás creo que me vería “amando” a los demás por las cualidades de las que yo carezco para así ‘tapar’ mis defectos y reafirmar en otros seres humanos mi personalidad. O bien solventar los defectos y/o necesidades ajenos con el fin de conseguir poder sobre los demás. En estos casos, el altruismo es una excusa de mediocridad, la apología de la dependencia, la destrucción del individualismo, la justificación de la imitación y al mismo tiempo le pone precio al prestigio e influencia social y brinda la posibilidad de ejercer control colectivo por parte de los ‘poderosos caritativos’.
La lamentable distorsión que degrada la virtud del altruismo es la que la concibe a partir de la desgracia ajena. En un mundo perfecto sin dolor, males o desgracias ¿no habría altruismo? Me parece patético el creer que el altruismo nace a partir del inconveniente ajeno. El resultado de esto es que se vea asociado a la caridad y no así con la evolución social.
           
            Según mi concepto de altruismo, el inventor de una vacuna para determinada enfermedad es altruista porque contribuyó con su creación al bien público (para la sociedad actual y/o futura). El altruismo entonces construye a la sociedad, evoluciona los métodos y crea innovaciones; y sobretodo respeta la independencia y la dignidad individual. Así se exalta el esfuerzo personal, el valor de la creatividad y el respeto por la propia propiedad intelectual para el beneficio público.
Hay una gran diferencia entre defender los derechos humanos sin herramientas y de una forma primitiva, y defenderlos brindando herramientas producidas por el propio trabajo. El verdadero altruista es primero un creador celoso de sí mismo que se instruye, se capacita, logra ser alguien por sí mismo para crear algo que contribuye al bien social total.
Así como no se puede dar lo que no se ha creado me parece que si doy la creación de otros me convierte en no más que un mero eslabón en una fila de pasamanos. En mi opinión, este valor tan puro debe hacer énfasis en el crear más que en el dar, ser uno mismo para los demás.